Torna in Home Page
 HOME ESP » Iglesia » Papa Francisco » Papa Francisco y la familia Facebook  Twitter  Technorati  Delicious  Yahoo Bookmark  Google Bookmark  Microsoft Live  Ok Notizie

Papa Francisco y la familia   versione testuale



El neoelecto Papa Francisco, card. Jorge Mario Bergoglio, es Miembro del Comité de Presidencia de nuestro Pontificio Consejo para la Familia desde el 14 de mayo de 2001, dos meses y medio después de su nombramiento como Cardenal.

En el nº 3/2005 de nuestra Revista “Familia y Vida” (pp. 124-133) hemos publicado su Carta pastoral sobre la infancia, en la que expresaba su pastoral preocupación por la degradación moral, la toxicodependencia y la prostitución de las que eran objeto los niños y las condiciones infrahumanas en las que se encontraba buena parte de la infancia en Buenos Aires.
En el número 2-3/2008, escribía un interesante artículo sobre “La familia a la luz del documento de Aparecida” (pp. 64-72), en el cual presentaba la Familia como “patrimonio” de la humanidad y “tesoro” de nuestro pueblo Latinoamericano. 
 
Ofrecemos a continuación algunos párrafos de la Carta, a la cual se puede acceder mediante el link de abajo.
 
“La XXXI peregrinación juvenil al Santuario de Luján tiene como tema “Madre, ayúdanos a cuidar de la vida”. Pidamos a nuestra Madre esta gracia: que nos ayude a cuidar de toda vida y toda la vida. Lo hacemos con el grito filial de devoción y con la confianza que la Virgen nos da. Ella dijo a San Juan Diego: “'No estoy yo aquí que soy tu Madre?”. Saber que está cerca de nosotros con su maternal ternura, nos da la fuerza de continuar pidiéndole, con corazón de niños, “Madre, ayúdnaos a cuidar de la vida”. Y, a la luz de esta oración filial, deseo proponeros el problema de la infancia que afecta a nuestra ciudad... La degradación moral cada vez más profunda, nos lleva a preguntarnos cómo recuperar el respeto a la vida y la dignidad de nuestros niños. A tantos de ellos les hemos robado la infancia y estamos hipotecando su futuro y el nuestro: una responsabilidad que, como sociedad, compartimos y que pesa mucho sobre los que tienen más poder, educación y riqueza... Estas realidades nos interpelan y nos ponen ante nuestra responsabilidad de cristianos, ante nuestras obligaciones de ciudadanos, ante nuestra solidaridad en tanto que participes de una comunidad que queremos sea cada vez más humana, más digna y más consonante con la dignidad del hombre y de la sociedad”.
 
print
Copyrights 2012. All rights reserved Pontificium Consilium pro Familia